miércoles, 29 de agosto de 2012

Estúpida cabeza la mía

Tener la puta cabeza hecha un lío y una hoja de papel en blanco delante, algunos dicen escribe lo que sientes y haz totalmente lo contrario, pero yo sigo queriéndome convencer de que lo que escribo es lo que quiero.
Nadie me conoce ni me conocerá tanto como tu que quien algo sabe de mi, sabe que soy esa chica con cara de inocente, pero que en el fondo soy más mala que el demonio, sabe que soy la chica labiosdefreesa con dos e's porque una le parecía demasiado vulgar, la que pierde la cabeza escuchando la radio y la que tiene la misma estúpida contraseña en 180 lados. La chica que se vuelve loca solo por tener un estúpido cepillo de dientes con un cocodrilo, que llevarla a la playa es el mejor plan que puedan ofrecerle, más que 7466486 cenas en el mejor restaurante de lujo. Invítame a cenar patatillas, queso y chucherías y seré la persona más feliz de la tierra. Llevarme a pasear un domingo, solo porque es domingo, y porque sabe que tu no quieres salir de casa.

Por todas esas cosas que me encantaría estar compartiendo contigo y que ya no puedo..
Todo eso y más..

lunes, 27 de agosto de 2012

Caminos inciertos

Ya se me acaba el cigarro y aqui sigo, buscando la respuesta en un libro, buscándote a ti y a mi entre las líneas, perdidos, como si derepente tuviera que aparecer una respuesta.
Busco respuestas en todos los rincones de mi vida y en parte de la de otros, en el gimnasio, en el trabajo. Pago mis cabreos con el resto de la gente, me vuelvo loca, miro debajo de cada paso que doy buscando esa maldita respuesta que me llene de paz,  que me lleve al lugar donde quiero estar, ese lugar que todavía ni yo tengo claro que exista, que me lleve allí contigo o sin ti pero sintiéndome bien conmigo misma, solo pido eso, no pido más, solo pido que me llegen fuerzas para continuar.

Mi cabeza no deha de engañarse haciéndome creer que mañana me levantaré y nada habrá cambiado desde esa tarde de viernes donde yo misma tiré mis sueños por el sumidero, donde yo misma sin saber hacia donde iba, ni sin saber ahora hacia donde quiero ir. Pasándome noches y dias buscando esa solución, buscando esas palabras que me llenen, que me lleven a ti como si no existiera nada más...

martes, 21 de agosto de 2012


lunes, 20 de agosto de 2012

he cambiado aquel punto y seguido por un punto y a parte y aún asi me he perdido

Y ya no puedo más, de leerme el blog de arriba abajo, para recordar todos los momentos pasados, y ya no puedo más de pensar si la decisión que he tomado ha sido la correcta, y ya no puedo más de no poder más.
Lo hecho hecho está, por faor cielo, creeme, que todo lo que he hecho ha sido para no hacerte más daño del necesario. Solo pido que me entiendas, y me respetes. Que si alguién se merece ser feliz ese eres tu. Daría mi vida 1923802849 veces solo por verte sonreir un minuto.
Solo quiero despertarme abrir los ojos reconocerme a mi misma, entender todo lo que pasa por mi cabecita loca, poder pasar un dia sin soltar una lágrima, poder ver que estoy yendo por el camino correcto, o que me he equivocado y poder rectificar.
No puedo más de llantos, de dolores de cabeza y ojeras negran e hinchadas. Solo pido un poco de paz en mi. Estar agusto conmigo, con mi cabeza.
Parar de escuchar la playlist de mi vida, y ponerme a construir una nueva, la cual no tengo ni idea por donde empezar, hacia donde mirar y con quien contar.

Y aqui estoy yo, sentada en la cama, llorando como una asquerosa magdalena, cayendome la casa encima, con un yogurth en la mano y sin saber hacia donde dar el próximo paso, y de mientras solo se que te hecho de menos más que a nada, mi corazón dice te quiero, mi cabeza dice razona.







Te dejo es jódete al revés

Te dejo es jódete escrito al revés. Me quedó gravado a fuego aquella fría tarde de finales de octubre. En aquel momento, las palabras no sonaron como un despecho, sino como un cóctel amargo de desilusión y fracaso. Apenas un par de horas antes, yo era una feliz. Una niña ingenua, enamorada, tonta y feliz. He puesto feliz dos veces pero así es como me sentía. Buscaba en el diccionario de sinónimos y solo me salía esa palabra repetida infinitas veces: feliz, feliz, feliz.. Tenía el corazón contento, lleno de alegría, como cantaba Marisol, y como ella, puse rumbo a buscar a mi alma gemela, mi chico, mi marido, que a las ocho salía de su sesión de deporte en el gimnasio.
Ocho años, nueve meses y seis días juntos. A mis treinta años y un, una cuarta parte de mi vida.
No fue mi primer amor, pero si el más intenso, el que te agarra de las entrañas y te arrastra, da la vuelta por completo y vapulea las emociones. Vista, tacto, gusto, oído, olfato, noqueados, desordenados, salvajes, satisfechos. Le quise, me quería, éramos invencibles, distintos, animales, sabios contestatarios, inmortales. Éramos uno y lo éramos todo: tú, mí me conmigo, yo, mí, me, contigo. A, ante, bajo, cabe, con, contra, de, desde, en, entre, hacia, hasta, para, por, según, sin, so, sobre, tras. Caminábamos sobre las aguas turbulentas del día, vivíamos el momento a zancadas.
Nos enamoramos, independizamos, encontramos una casa mugrienta, oscura y microscópica, los muebles prestados por amigos, el barrio horrible, el alquiler desproporcionado. Para nosotros: el paraíso. Crecimos, maduramos, tuvimos crisis, las superamos. Y un día, porque sí, por hacer algo nuevo, por recuperar el placebo del amor y de las emociones primarias, nos casamos.
No teníamos hijos, no teníamos prisa. No teníamos horizontes. Teníamos la vida por delante. Fui lo suficientemente feliz, como para recordar que una vez, en algún momento, fui feliz. 
Pero la vida es una tómbola, una noria y tardamos poco menos de una hora en sentenciar ocho años de relación. Así de frágiles éramos. Así de fuertes. En aquel momento me sentí como cuando el Coyote persigue al Correcaminos, cruza el acantilado y camina en el aire hasta que se da cuenta de su absurdo. Entonces se precipita al vacío sin remedio. Yo también llevaba demasiado tiempo caminando sobre el vacío.


via:http://misscaffeina7.blogspot.com.es/

jueves, 2 de agosto de 2012

stairway to heaven

Heaven. Hell. Limbo. No-one even knows where we're going. Or what's waiting for us when we get there. But the one thing we can say, with absolute certainty, is that there are moments that take us to another place. Moments of Heaven on Earth. And maybe for now, that's all we need to know.


Grey's anathomy