martes, 19 de julio de 2011

sin darnos cuenta el tiempo se escurre entre nuestras manos, mientra intentamos aprovechar cada segundo al máximo, o simplemente dejar que pase el tiempo, dejarlo pasar, dejar que se pierda, y es aqui sentada es este maldito sillón, cuando me doy cuenta de que el tiempo cada vez corre más deprisa, es aqui, cuando derrepente me empieza a resbalar esa lágrima por la mejilla y me doy cuenta de que no puedo parar, una vez se escapa la primera ya no hay vuelta atrás, entonces empiezo a darme cuenta de que no me cabe en la cabeza como en dos meses ya me marcho y todavia nose ni como será la despedida!

1 comentario:

sonrisitas