martes, 28 de septiembre de 2010

A veces una se pregunta hasta donde puede llevar sus límites,
cuando te ves delante de ese límite te preguntas si estas lista para traspasar la línea,
decides no cruzarla te vuelves y te marchas.
Al haber dado los primeros pasos hasta volver detrás de la línea empiezas ligeramente a arrepentirte pero decides continuar tu retroceso; Es aqui cuando llegas al punto de partida y te replanteas qué, cómo y cuándo sucedió y qué cómo y cuándo podría haber sucedido.
Te paras, intentas recapacitar y siempre acabas llegando a la misma conclusión, acabas llegando a la conclusión de que la próxima vez que vayas a traspasar la línea la cruzarás sin retoceso conseguirás dar el paso, pero es cuando estás frente a ese nuevo límite tus pies sin saber muy bien porque vuelven hacia atrás.
Vuelves al principio y todo vuelve a empezar vuelves a jurarte que traspasarás la línea.
Pero esta vez prometo que será diferente, después de recapacitar, de consultar y conversar he decidido que esta vez si traspasaré la línea pero, para no volver rápidamente al principio daré solo un paso.
Y quizás asi, paso a paso llegué más lejos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

sonrisitas